domingo, 1 de mayo de 2016

Volveré

      Bienvenido a todo aquel que visite este blog, soy el Escritor Sin Pluma, autor del mismo.

      Finalmente he decidido qué hacer con "Cuentos del viernes por la noche" Doy por terminada, el día 19 de junio de 2015, la "primera temporada". Esto quiere decir, algo de lo que el lector más avispado se habrá dado cuenta: que habrá una segunda. No sé cuando será, sólo sé que será. He decidido que no empezará hasta que tenga al menos, la mitad de las historias, es decir, a viernes por historia por un año de temporada hacen unos 52-53 relatos. Cuando tenga al menos 25, comenzaré a subir los viernes a las 23:59, como siempre. Esto lo hago para no dejar historias a medias y para poder revisarlas con tiempo. Esperando así que aumente la calidad de las historias.

     Para enteraros de cuando empiezo podéis seguirme en el twitter del blog: @viernesdecuento Si queréis enteraros de mis otros proyectos podéis seguirme en el personal: @imbecilsinx
 Ahora mismo estoy guionizando un cómic para un dibujante de Subcultura, donde podéis encontrarme como Isx. Aún estamos en el diseño de personajes, pero ya tenemos el storyboard terminado.

     Nos vemos y leemos por la web. ¡Hasta pronto!

viernes, 19 de junio de 2015

FATAL ERROR (Segunda continuación de "EVA Nº23")



-¿Qué demonios es eso?- Preguntó el teniente.
-Parece una caja.
-Gran deducción, detective. –le respondió a López tras su desafortunado comentario.
-Callad y encender las cámaras, quiero ver lo mismo que vosotros.
-Sí, señora –respondieron ambos al unísono.

Con un clic comenzaron a enviar imágenes. La comandante las observó detenidamente. No eran de gran calidad, pero le permitían hacerse una idea de las dimensiones de la caja.

-Necesito que os acerquéis más, pero cuidado, podría ser una bomba.
-Teniente –dijo López pasando al canal directo- Que la comandante haya supuesto que una caja cualquiera en una nave de transporte de gama baja pueda ser una bomba… Me hace pensar que hay mucho más detrás de esta misión que lo que me han contado.
-Vaya, parece que estás más despierto de lo que pensaba. Verás, no es nada del otro mundo, pero creemos que esta nave perteneció a una organización terrorista. Por lo que esta caja podría ser un arma de cualquier tipo.-Tras un pausa continuó-Esto que te he dicho es información clasificada, de hace más de doscientos años, pero clasificada, al fin y al cabo. Por lo que más te vale callarte la boca.
-¿Y qué haría abandonar a un grupo de ese estilo una poderosa arma y dejarla vagando por el espacio durante dos siglos? No creo que sea una bomba, no la habrían abandonado. No hay cuerpos, así que la tripulación abandonó la caja a sabiendas. Probablemente esté vacía.
-López, si como has dicho la nave no tiene combustible, quiere decir que dejaron los motores encendidos para alejar de sí lo que fuera que hay en esa caja.
-Es posible…O que simplemente se lo llevaron antes de abandonar una nave inservible. – El teniente respondió a esto último con un resoplido.
-Permiso para acercarme a la caja. –pidió López.
-Concedido, tenga cuidado.

El ingeniero comenzó a acercase. La caja no parecía medir más de cien centímetros de ancho por treinta de alto. Lentamente se arrodilló con el pesado traje delante de la caja. No tenía ninguna inscripción. Intentó abrirla con las manos, pero no pudo. Sacó su preciada HMU. El material con el que estaba hecho la caja no parecía muy resistente, algún tipo de plástico reforzado. Nada que pudiera detenerlo. 

-¿El gato seguirá vivo? -preguntó con sorna antes de comenzar a cortar la tapadera. Tras unos segundos de incertidumbre la levantó. Estaba vacía.

-Comandante, está vacía.
-Ya lo veo, López, ya lo veo. RegistraBZBZ nave y BZZZvisad cuandoBZZZZZZ vado.
-Repita, BZZZZ, la comuBZZZ BZZZortado.-dijo el teniente.
-BZZZZ BZZZZZ tenieBZZZZ salBZZZZ aveBZZZ.
-BZZZZZZZZ –continuó Tucker.
-Señor, hemos perdido la comunicación con la nave.
-Ya me he dado cuenta, López -respondió secamente.

Las linternas comenzaron a parpadear y se apagaron.

-Teniente, algo va mal. –dijo el ingeniero comprobando los sistemas eléctricos de su traje. -¿Teniente? ¿Me recibe?

Tucker le miraba, o eso suponía, pues no se veía nada en la oscuridad, sólo las marcas fosforescentes de los trajes. López se dio cuenta de repente de todo lo que implicaba no tener energía. No sólo eran las luces y las comunicaciones, sino también el oxígeno. No tenían mucho tiempo, debían volver a la nave.
Por señas indicó el lugar donde suponía que se encontraba la puerta. Debían darse prisa, sólo tenían unos minutos antes de que el oxígeno se les acabara. Ambos habían recibido entrenamiento para este tipo de casos, por lo que no estaban demasiado preocupados. No les sobraba pero sería suficiente para llegar a la nave.
Volvieron por el almacén hasta casi llegar a la puerta. López tropezó y quedó flotando en el pasillo. El teniente se giró al notar que no le seguía. Lo agarró y comenzó a tirar de él. Le costaba andar y cerrar las manos. Haciendo un último esfuerzo le empujó fuera del almacén, antes de perder la consciencia.

viernes, 12 de junio de 2015

FATAL ERROR (Continuación de "Operación extravehicular Nº23")








-La consola funciona- dijo López por el comunicador.
-Yo sigo sin encontrar a nadie. ¿Cuál es el estado de la nave?- respondió el teniente Tucker.
-Si se mantiene unida es porque antiguamente construían las naves para que duraran, pero vamos, que lo único que funciona correctamente es la consola. Ni el SMV , ni los motores, ni nada. Y aunque funcionaran no le queda combustible ni casi electricidad.
-¿Los sistemas eléctricos internos funcionan? Necesito que me abras la puerta de la bodega de carga.
-Dame un momento.

Tucker observaba a su alrededor esperando a que la puerta se abriera. Miraba atento a los indicadores de oxígeno de su sensor.

-Ya está, debería funcionar- escuchó por la radio.

La puerta emitió un pitido pero no se abrió. El Teniente se acercó y tiró fuerte de la palanca, que se partió en dos. Contrariado ordenó por el comunicador:

-Esto no se abre, ven aquí y haz algo útil.
-Sí, señor.
-No seas duro con el chico, Tuck, hace lo que puede.-le regañó amistosamente la comandante desde su nave.
¿Pero que le has hecho a la palanca?! –preguntó alterado López nada más llegar. El teniente aún la tenía de la mano.
-No fue mi culpa, se ha roto sola.-se defendió soltándola.- No entiendo como esta chatarra ha podido resistir todos estos años a la deriva.
-Seguramente porque…-comenzó a decir López, aunque decidió callarse. Insultar a un superior no le ayudaría a que le siguieran seleccionando para este tipo de misiones.
-¿Seguramente porque qué? ¿Eh?- interpeló él.
-Por suerte, señor. Por suerte.
-Ya me parecía, y ahora abre esta puerta de una vez.
-Sí, señor.
           
López sacó un destornillador de su cinturón y comenzó a desatornillar una pequeña placa metálica que el teniente no había visto. Un teclado demasiado minúsculo para sus manos enguantadas apareció al desprender la tapa, que flotó libre sin gravedad. Cogiendo el destornillador al revés pulsó unas cuantas teclas hasta que la puerta emitió otro sonido. Con cuidado de no cortar sus guantes, empujó hacia abajo los restos de la palanca y la puerta se abrió, mostrando un gran almacén totalmente vacío, excepto por una caja de color negro mate anclada fuertemente al suelo.